“La mejora de las perspectivas de pensiones para todos necesita que todos los ingresos sean tratados de la misma forma para las pensiones y, en particular, que los autónomos paguen contribuciones con arreglo a sus ingresos reales y no a los declarados”, ha indicado el organismo internacional presidido por el mexicano Ángel Gurría.

En concreto, la OCDE ha alertado de que un trabajador autónomo español a tiempo completo situado en la mediana gana el 69% de lo que ingresa un trabajador por cuenta ajena en la mediana, frente al 84% de media del conjunto de la OCDE. Esta situación se agrava por el hecho de que “se les permite contribuir menos” que los trabajadores por cuenta ajena, ya que ellos mismos pueden elegir su base de cotización “sin ninguna relación con sus ingresos reales”.

Según los datos de la institución con sede en París, el 70% de los autónomos solamente pagan “lo mínimo”. Además, ha alertado de que declarar menos de lo que se ingresa realmente “parece ser algo generalizado”.

De esta forma, la pensión futura de los autónomos, de acuerdo a los cálculos de la OCDE, solamente representa el 42% de la media de los trabajadores por cuenta ajena. Esto representa el cuarto peor dato de todos los países miembros de la institución, solo por detrás de Japón, México y Países Bajos.