Según las previsiones de ATA, que apuntan a que el próximo ejercicio será también “un año de estancamiento y desaceleración”.

En el conjunto de España, la organización estima que se crearán en torno a 200.000 nuevos empleos, la mitad que en 2019, con un crecimiento medio del 1,1%. “Este incremento será posible gracias también a que la economía crecerá en torno al 1,4% ó 1,5%, lo que augura un entorno favorable para las actividades que desarrollan los autónomos y para el emprendimiento”, sostiene ATA.

A falta de la publicación de los datos de diciembre (que se conocerán en enero de 2020), ATA ha destacado que los autónomos han cerrado 2019 con un crecimiento positivo, aunque su impulso “se ha visto ralentizado”.

El Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) sumó hasta noviembre 14.429 afiliados, hasta alcanzar las 3.269.092 personas, crecimiento un 71% inferior al de los once primeros meses de 2018.